Blog

Convertir la cultura de la innovación en bien empresarial

En el post anterior hacíamos un breve resumen de las principales conclusiones de la asistencia realizada por Innovatur sobre el terreno. Esta ha proporcionado una serie de claves que invitan a profundizar en aspectos como; el fomento de la cultura de la innovación, la implementación de estrategias de mejora empresarial y la necesidad de fortalecer la capacitación en Tecnologías de Ia Información y la Comunicación (TIC).

 

 

Empezando por el final, según el Marco europeo de competencias digitales DIGCOMP, el 44% de la ciudadanía europea carece de las habilidades digitales necesarias para hacer frente al día a día. Este dato es clave para entender qué ocurre en el mercado laboral y porqué hay que fortalecer la capacitación en TIC. En este nuevo contexto de transformación digital acelerada es importante que los empleados o propietarios de pymes, tengan una capacitación óptima para llevar a cabo sus tareas, apoyándose en herramientas tecnológicas que les permita conectar con los nuevos hábitos de consumo.

Todo lo que hay escrito en cuanto a la cultura de la innovación coincide en que es necesario generar ideas y sobre todo llevarlas a cabo. Analizar esas ideas, comprobar su viabilidad y ponerlas en práctica es algo que no siempre resultará sencillo, pero posibilitará esa ansiada capacidad de adaptación al cambio que toda empresa necesita para crecer y ser siempre competitiva. También requiere un fuerte liderazgo, que involucre a toda la organización y la haga formar parte de esa continua apuesta por la innovación. Fomentar la cultura de la innovación no significa solo sentar a un grupo de personas a desarrollar ideas que puedan ser beneficiosas a corto, medio o largo plazo, tiene más que ver con lograr una cultura corporativa que posibilite la motivación de las personas que forman parte de ella. Y esto será más convincente si quienes toman las decisiones en las empresas muestran un convencimiento decidido por el talento, las personas, el trabajo en equipo, la comunicación interna…

La cultura de la innovación es transversal, por eso es capital que haya una colaboración interdepartamental que permita un continuo intercambio de pareceres con vistas a mejorar las capacidades colectivas y el talento. Proteger y mejorar ese talento puede parecer obvio, pero en ocasiones se olvida por las exigencias del día a día.

Por último una empresa, independientemente de su tamaño, está abocada al fracaso si no cuenta con una estrategia de mejora empresarial. No es posible fomentar una cultura de la innovación si no hay antes un plan con los recursos necesarios para acometer dicha estrategia. Como se suele decir “nada es estratégico si no cuenta con los recursos económicos suficientes”. Analizar las fortalezas, debilidades, oportunidades y amenazas permitirá definir una hoja de ruta que posibilite saber dónde se está y a dónde se quiere llegar, y eso precisamente ha pretendido Innovatur ayudando a las empresas comerciales y alojativas participantes en este proyecto.

Clayton Christensen en su libro The Innovator’s Solution explica que “seguir siendo competitivo a medida que cambian las bases de la competencia requiere necesariamente la voluntad y la capacidad de aprender cosas nuevas, en lugar de aferrarse con esperanza a las fuentes de la gloria pasada”. Quizás, ahora más que nunca, tiene sentido arriesgarse a hacer las cosas de otra manera para poder lograr resultados distintos.

No Comments

Post A Comment

Share This