Socios

Socios

Innovatur está formado por cuatro socios con un objetivo común: proporcionar herramientas para la innovación de espacios turísticos degradados.

cabildo-tenerife
tenerife-una-vida
acif
camara-de-comercio

A la cabeza del proyecto está el Cabildo Insular de Tenerife, una institución fundada en 1913 que se constituye como figura clave de la Administración Pública insular encargada del desarrollo económico y social de la isla.

Junto al Cabildo tinerfeño, la Sociedad de Promoción Exterior de Tenerife (SPET Turismo de Tenerife) es otro de los socios participantes en Innovatur. Se trata de una entidad encargada de la promoción de la isla a través de una cooperación realizada con los diferentes interlocutores del sector turístico.

Tenerife se posiciona como el principal destino de referencia con más de cinco millones de turistas recibidos en 2016. Si bien anteriormente la isla había sido un punto obligado en el mapa para exploradores, botánicos y geólogos, los primeros pasos de Tenerife en el turismo se remontan a las últimas décadas del siglo XIX. La calidez de su clima y la suave temperatura del Atlántico atrajeron entonces a miles de personas que acudían desde Europa para aliviar sus dolencias respiratorias. Así fue como en el año 1886 se fundó en el Puerto de la Cruz la Compañía de Hoteles y Sanatorium del Valle de La Orotava, que pronto se convertiría en la primera oferta hotelera de Canarias. Su éxito y crecimiento anunciaban ya entonces el porvenir turístico del Archipiélago, que en el caso de la población de Los Cristianos experimentó el turismo a partir de la segunda mitad del siglo XX con las mismas motivaciones terapéuticas.

La Câmara de Comércio e Indústria da Madeira también es parte de Innovatur. Fundada en 1836 con el objetivo de potenciar la actividad económica de la región autónoma, hoy la ACIF-CCIM (por sus siglas en portugués) continúa su labor de promoción de la isla, una tarea en la que el turismo ocupa una posición central.

Su naturaleza exuberante y su clima templado llevan atrayendo visitantes a las costas madeirenses desde el siglo XVII. Al principio no era más que una parada técnica de los grandes cruceros trasatlánticos que se detenían en la isla para repostar carbón, pero pronto las excursiones que se realizaban en esta pausa del viaje comenzaron a ser un atractivo en los itinerarios. Esto hizo que en 1894 William Reid, quien llegara a la isla desde su Escocia natal por recomendación médica dada su frágil salud, se decidiera a abrir el primer hotel de Madeira, al que han seguido desde entonces un gran número de alojamientos que han visto incrementada su demanda tras la inauguración del aeropuerto en 1963.

Representando a Terceira en este proyecto figura la Câmara de Comércio de Angra do Heroísmo, fundada en 1852 y que debe su denominación al ser Angra do Heroísmo la capital de esta isla de Azores. Como ente destinado, entre otras cuestiones, al aprovechamiento de los recursos disponibles para contribuir a iniciativas relevantes, el turismo ocupa un lugar propio a través de la Comisión de Promoción y Dinamización turística.

También conocida como la Isla violeta por la enorme cantidad de hortensias de este color que contiene, Terceira debe su nombre a ser la tercera isla de este archipiélago, descubierta en el siglo XV por los portugueses. Doscientos años más tarde, se convierte en lugar de paso para exploradores y corsarios. Los primeros tomaban la isla como punto obligatorio en la ruta a las Indias, y los segundos llegaban a ella atraídos como un imán hacia los metales y riquezas que transportaban los galeones con destino a América. Este espíritu intrépido y aventurero sigue presente en la isla para los amantes del turismo activo, con espacios volcánicos espectaculares y embarcaciones que permiten el avistamiento de cetáceos desde el considerado como santuario de las especies marinas, que atraviesan estas aguas durante sus migraciones rumbo a otras latitudes.